Debido a la pandemia, los despachos comienzan los días lunes, miércoles y viernes. Despacho gratis sobre $60.000 ($80.000 en zonas extremas)

Que no te vendan la pomada: Consejos para leer el rótulo de un producto para la piel

Desde que iniciamos el proyecto que se transformaría en Cosméticos Kénos, nuestros esfuerzos han estado especialmente dedicados a atender un problema que afecta a la industria cosmética como si fuera una plaga: la publicidad engañosa. La desinformación de los usuarios respecto de los mecanismos de acción de los productos y la calidad de sus ingredientes ha sido el escenario ideal para que marcas inescrupulosas publiciten promesas irreales que van desde aguas termales milagrosas hasta partículas de oro que no justifican otra cosa más que precios desorbitantes. Una práctica recurrente también es promocionar ingredientes que sí son muy efectivos en la hidratación y cuidado de la piel, pero que en la práctica son incluidos en una concentración tan mínima que no generan los resultados que la usuaria o usuario esperan y en el tiempo que lo esperan.

En línea con nuestra visión de que el objetivo es ayudar a quienes nos siguen a cuidar su piel y no vender productos a toda costa, hoy les dejamos algunos consejos de guía para poder enfrentarse de mejor manera al bombardeo de información en la publicidad de los productos cosméticos para la piel.

¿Me sirve lo que me estoy aplicando?

Lo primero que hay que tomar en cuenta al elegir un producto es el objetivo que se persigue. ¿Quieres enfocarte en la hidratación de tu piel? Entonces debes preferir productos que contengan ingredientes hidratantes y humectantes. ¿Buscas un look más fresco y piel más elástica y suave? Emolientes y antiinflamatorios de calidad pueden ayudarte. ¿Tu piel es sensible y no te sirve cualquier producto? Busca ingredientes con efecto calmante.

Ahora… ¿cómo saber qué ingredientes tienen qué efecto? Y más aún ¿Qué significa emoliente? ¿Hay diferencia entre hidratantes y humectantes?

Calma, a continuación, te lo explico con lujo de detalle.

Dime qué ingrediente contiene tu producto y te diré para qué sirve.

En primer lugar, están los ingredientes estrella para la mantención de una piel joven y saludable, los hidratantes y humectantes. A pesar de que ambos tipos de ingredientes comparten la función de mantener agua en la piel, el mecanismo mediante el cual lo hacen es lo que los diferencia. Mientras los productos hidratantes tienen la misión de captar moléculas de agua e incorporarlas a la dermis, los humectantes actúan como barreras para impedir que la piel pierda agua. Ejemplos de hidratantes son el conocido ácido hialurónico, un ácido muy afín a la captación de agua, y la urea, ingrediente esencial en productos altamente hidratantes. Ingredientes humectantes que pueden ser encontrados en productos para la piel pueden ser todo tipo de aceites (de coco, jojoba o la lanolina) y mantecas (como el karité) que restauran la barrera natural de la piel ante la pérdida de agua.

Luego están los emolientes, cuya principal función es suavizar la piel. Ahora bien, el término “suavizar” es bastante relativo y podría confundir a algunas personas. En la práctica, un emoliente puede actuar de diversas formas, pero debe cumplir con la finalidad de otorgar a la piel una textura agradable al tacto y la vista; suave, elástica y ligeramente húmeda.

Los tipos de ingredientes mencionados hasta ahora son llamados ingredientes activos ya que provocan un efecto observable en la piel y definen la actividad del producto. No obstante, los activos no se limitan solo a estas funciones y podemos encontrar tipos de ingredientes bien reconocidos en esta categoría. Los antioxidantes, entre ellos las distintas vitaminas, cumplen diversos roles, siendo los más importantes la prevención del envejecimiento celular (como los antioxidantes de nuestra crema para manos Antiox+) y la nutrición de la piel. “Nutrición” en dermocosmética se refiere a sustancias que restauran elementos propios de la piel, ya sea estimulando su producción natural u otorgándolos directamente. Otro tipo de ingrediente importante en la categoría de activos, son los extractos de plantas y de recursos animales, que tienen funciones específicas respaldadas por extensas investigaciones científicas, como la actividad hidratante y protectora de la keratina de lana de oveja en nuestra crema hidratante facial Hidro-K.

Mención aparte reciben los ingredientes sensibilizantes, que aumentan la acción de otros ingredientes, calmantes que tienen la función de aliviar la irritación en pieles sensibles y los conservantes, que como la palabra lo indica, se encargan de evitar el crecimiento de microorganismos que contaminen el producto. Se debe tener especial atención en estos últimos ingredientes, ya que es la categoría que incluye a una familia de compuestos que son menos preferibles para algunas pieles: los parabenos.

Por último y menos importantes en cuanto beneficios para tu piel, están los llamados mejoradores de textura y estabilizantes. La función principal que tienen estos ingredientes es de mantener una consistencia agradable en el producto, lo cual influye en su esparcibilidad, absorción y sensación al aplicar. Además, recordando que la mayoría de estos productos son una mezcla de ingredientes con base en agua e ingredientes oleosos, los estabilizantes, específicamente los emulgentes, son los que permiten que el producto no se separe en fases y pierda su apariencia original. Dentro de estas categorías es que se encuentras las controvertidas siliconas, de las cuáles ya hablamos brevemente en otra entrada del blog (ver aquí).

El orden de los ingredientes, sí altera el producto.

Todo bien hasta acá, sabemos qué función cumple el producto y para qué sirven sus ingredientes pero, ¿Cómo saber qué concentración de ingredientes tiene el producto que te están ofreciendo? Aquí te entrego un secreto que debiera ser de conocimiento público.

Concentración

Al imprimir la lista de ingredientes de cualquier producto, sea cosmético o no, los ingredientes se ordenan según su concentración. Mientras más alto en la lista aparezca un ingrediente, quiere decir que está en mayor proporción respecto a los demás. Así nos damos cuenta que en la mayoría de los productos cosméticos y productos líquidos en general, el ingrediente que encontramos en mayor proporción es… agua. Y esto no es algo necesariamente malo en los productos para la piel, debemos recordar que es justamente la hidratación uno de los factores más importantes en su salud.

Por regla general, en los rótulos cosméticos, los ingredientes pueden dividirse en tres grupos para hacer una estimación de su concentración:

- Los ingredientes del tercio superior de la lista corresponden a elementos que están presentes en concentraciones mayores al 5%.

- Los ingredientes del tercio medio de la lista corresponden a elementos que suelen estar presentes en concentraciones entre un 1% y un 5%.

- Los ingredientes del tercio final por lo general están presentes en concentraciones menores al 1%.

A partir de esta noción, podemos deducir inmediatamente que productos que contengan urea como hidratante, que debe estar al menos al 5%, o vitamina C para emparejar el tono del rostro, que debe estar entre el 10% y el 20%, no pueden aparecer por debajo del primer tercio de la lista de ingredientes. Así, la próxima vez que alguien te hable de las maravillas de un ingrediente en un producto, puedes preguntarle qué significa que el ingrediente aparezca en el tercio final de la lista. De todas maneras, si el proveedor del producto se toma con seriedad su rol en el cuidado de tu piel, no debería tener problemas en responder tus preguntas acerca de los ingredientes y su concentración.

Dicho esto, te recordamos que en Cosméticos Kénos nos importa ser claros y ofrecerte ayuda en cuanto a cuidado de piel se trata, ya sea con nuestros productos o mediante recomendaciones de productos que aún no te podemos ofrecer. Nuestros canales de atención están siempre disponibles para ti. La retroalimentación de nuestras usuarias y usuarios es lo que nos permite crecer y mejorar.

Esperamos que esta información te ayude y alivie la tarea de buscar y escoger un producto que atienda a las necesidades específicas de tu piel.

¡Ah y casi lo olvido! Como regalito por haber llegado hasta aquí, te dejo un recurso que te será muy valioso en tus búsquedas de ingredientes, el diccionario de ingredientes de Paula’s Choice.

https://www.paulaschoice.com/ingredient-dictionary

En este link puedes buscar cualquier ingrediente sobre el que tengas dudas y encontrarás su origen, método de acción y la categoría de ingrediente en la que se encuentra clasificado. Descuida, no tenemos un convenio con la marca, pero apoyamos las iniciativas que buscan entregar información al consumidor sin pedir nada a cambio. Para que veas que nuestro norte es ayudar y no competir.