0

    Tu carrito está vacío

    Cremas de noche: ¿Son realmente efectivas?

    por Marcelo Montoya Vásquez noviembre 16, 2021 3 lectura mínima

    Las cremas de noche humectan, calman y reparan tu piel mientras duermes. Hidratar la piel es una tarea simple que puede completarse fácilmente antes de ir a la cama y que reporta beneficios muy significativos. Una rutina nocturna de hidratación y cuidado de tu piel puede hacer a tu piel lucir más saludable y mantener su apariencia joven, incluso al ir envejeciendo.

    Me encanta mi crema de día. ¿Por qué debería usar una distinta en la noche?

    Pasamos la mayor parte del día expuestos al ambiente, sus toxinas y la luz del sol, mientras que durante la noche dormimos en la oscuridad de nuestra habitación; es lógico que las necesidades de nuestra piel sean distintas entre el día y la noche.

    Por un lado, las cremas hidratantes de día suelen incorporar ingredientes que protegen tu piel contra los agentes ambientales como la polución, la sequedad, el frío y el calor, además de un mayor porcentaje de ingredientes que ayudan a mejorar la textura y la sensación del producto en tu piel a lo largo del día. En una rutina completa de cuidado de la piel, debieras acompañar tu crema hidratante al menos con bloqueador solar, lo cual también puede llegar a interferir con la acción de los ingredientes activos de otros productos.

    Las cremas de noche generalmente pueden permitirse tener una consistencia más espesa o pesada que las cremas de día, y tiendes a tener una concentración mayor de ingredientes que se enfocan en el recambio celular, la hidratación y la circulación. En la noche se debiera optar por un producto que ayude a deshacer el daño ocurrido durante el día, sin embargo, la función de una crema nocturna no solo es calmar e hidratar la piel tras una larga jornada, también debe ayudar a inducir la reparación de la piel al incrementar el recambio celular y enfocarse en el proceso de reconstrucción de la piel.

    Dos procesos muy importantes, la producción de colágeno y la lucha ante los radicales libres, tienen lugar mientras duermes, así que incluir ingredientes que fomenten estos fenómenos es clave. Dicho todo esto, a pesar de que podrías volver a aplicar tu crema de día luego de un día agresivo con tu piel, la mejor alternativa es utilizar un producto especialmente diseñado para reponer los nutrientes de la piel, prevenir la pérdida de humectación y reparar las células de tu piel.

    ¿Cómo debería aplicar mi crema de noche?

    Los dermatólogos sugieren aplicar la crema nocturna luego de limpiar la piel para asegurar que los ingredientes penetren en ella. De hecho, la regeneración celular alcanza su máximo entre las 22 y las 2 horas, así que aplicar tu crema de noche antes de este horario es ideal. Luego de limpiar, tonificar y aplicar tu sérum de preferencia, toma un poco de crema de noche en tus manos y aplica masajeando tu cara con movimientos circulares y ascendentes.

    Te recomendamos usar un producto que incluya antioxidantes y/o vitaminas, ingredientes que protegen tu piel durante la noche y la preparan para el siguiente día. Además, debes seleccionar una crema con características humectantes, que genere una barrera protectora ante la pérdida de hidratación de la piel, ya que las células dérmicas pierden mayor cantidad de agua durante la noche. Te recomendamos probar nuestro último producto, Hidro-K noche, con keratina de lana de oveja, para aumentar al máximo la producción de colágeno, con vitaminas B y E y lanolina, un aceite humectante natural de la lana de oveja que ayuda a tu piel a mantener su hidratación durante toda la noche.